Seleccionar página

 

MIEDO A LA VACUNA

 

La situación que estamos viviendo con la pandemia del Covid-19 ha acrecentado nuestros miedos. Vivimos en un continuo estado de incertidumbre y las recientes informaciones respecto a Astrazeneca no ayudan a conseguir esa anhelada estabilidad  y confiar en la recuperación.

Primero,  ante todo, normalicemos  y respetemos el miedo. Todos somos humanos,  seamos empáticos al tratar el tema de la vacunación. Son muchos meses de agotamiento emocional y  hay personas a las que les cuesta manejar tantos cambios. Son sujetos con poca tolerancia a la frustración que sienten que están perdiendo el control sobre su mundo: pueden ser momentos muy duros.

Tengamos empatía y humildad, por favor. Todos estamos en el mismo barco y hemos de ayudarnos.

Estos acontecimientos con las vacunas en general y con la de Aztrazeneca en particular están causando un aumento en los trastornos de ansiedad: palpitaciones, nerviosismo, irritabilidad, problemas de sueño, falta de concentración, pensamientos recurrentes sobre la vacunación, etcétera. También se ha observado un incremento en conductas obsesivas/compulsivas como por ejemplo, comer, beber o dormir  en exceso para escapar de la realidad o la  búsqueda continua de información para aliviar los estados de ansiedad.

Todos estos síntomas son causados por el medio exterior, pero la interpretación que hacemos del mismo influye mucho en cuanto nos afecta.

Quiero dar un mensaje de esperanza, porque hay más colores que el negro en una paleta. ¿La solución? Entrenar la mente y las emociones para focalizarse en  otras perspectivas.  De ese modo, lograremos ayudarnos a sobrellevar el momento de forma más saludable.

Consejos para aliviar los síntomas de miedo,  ansiedad y preocupación ante los efectos de la  vacuna:

  1. Es imprescindible conseguir información de fuentes fiables sobre los beneficios y los riesgos de la vacunación. ¡Hasta el ibuprofeno tienes efectos secundarios! Busca los porcentajes de fallecidos/habitante por AztraZeneca y pregúntate cómo sería tu vida con, y sin la vacuna. ¿Qué podrías y no podrías hacer en un futuro? Al final tú decides pero infórmate de todas las consecuencias a corto y largo plazo, tanto para ti como para las personas con las que convives.
  2. Una vez que sepas esas cifras, analiza tus preocupaciones con tu médico o alguna autoridad en el tema y decide. Y déjalo en ese punto. Deja de mirar continuamente noticias cuya única finalidad es la de empujarnos al miedo. Tu tarea es vivir la vida lo mejor posible con lo que tenemos ahora mismo. ¿Cómo? Distráete: pasea por el campo, pasa el tiempo con tus hijos, practica algún deporte, lee algún libro interesante o crea un proyecto (en casa, en el trabajo…) que te ayude a desviar la atención y enfocarte en otras facetas de tu vida que tenías apartadas por tus preocupaciones.
  3. Recuerda que mente y cuerpo están unidas. El miedo, la ansiedad y la constante preocupación provocan un debilitamiento en nuestro sistema inmunitario, con lo que podríamos estar más expuestos a cualquier virus. Refuérzalo, cuida tus estados anímicos, llena tu vida de recuerdos bonitos, actívate y lo protegerás.
  4. Si has decidido a vacunarte pero te cuesta mucho manejar la ansiedad y la preocupación, para y respira. Empieza a autorregularte y concéntrate en la respiración. No dejes que tus pensamientos tomen las riendas de tu vida, a veces lo hacen sin que te des cuenta. Si te encuentras nervioso es que esa voz interna está hablándote de forma negativa. No pasa nada, sé consciente de la situación y empieza a respirar. Las técnicas de relajación son imprescindibles en estas situaciones, pero sé constante.
  5. Sí, la respiración puede aliviarte momentáneamente, pero no del todo. Desplázate a otro lugar de la casa, a la calle, oblígate a salir de ese estado anímico mediante la acción: aléjate físicamente de ese sitio en concreto
  6. Si observas que, aun practicando todos estos consejos, te resulta difícil manejar la situación y tus emociones, te aconsejo visitar a un psicólogo que te puede enseñar y acompañar en la ejecución de técnicas muy eficaces, científicamente probadas, para poder  afrontar estos momentos. Éstas te ayudarán para resolver problemas del día a día, recuperando cierto control. Técnica de la re estructuración cognitiva, un cambio de perspectiva ante una manera de pensar puede liberar la ansiedad. Técnicas de relajación,  ya comentadas en el punto número, 4 aunque hay muchos más… Técnicas de distracción, herramienta que  ya he descrito en el  punto número 2. Técnicas de asertividad y manejo del diálogo interior…

Reflexiones

La vida nos pone a prueba de manera constante: ésta es otra piedra en nuestro camino y la podemos superar. Somos más capaces de lo que creemos, sin embargo, nos lo tomamos todo a la tremenda y ahí tropezamos.

¿Y si la vida pretende enseñarnos algo con ésta experiencia?

¿Y si la Pandemia quiere que aprendamos algo sobre nosotros? ¿Sobre nuestros valores? ¿Sobre nuestras prioridades?  ¿Sobre el rol que tenemos en nuestras vidas?

No todo es negativo.

Cualquier pregunta , no dudes en contactarme, será un placer ofrecerte mi ayuda..

Logotipo Marisa Richelle¡Un saludo!

-Entrena tu MENTALIDAD  para BRILLAR-

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad